miércoles, 18 de noviembre de 2015

cabildomatacabrasycabrones en el Gran Tabaibal...

... tiradores del Tabaibal, abaten en españa linces ibéricos, en espacios protegidos para que no se coman las ratas y otras alimañas, con el permiso del ministerio de ganadería española, con lo que casi han desaparecido el censo de los dichos linces.

Esta pudiera ser la noticia en españa peninsular.


Ahora, contamos lo sucedido aquí: el cabildo (con minúscula) ha actuado de forma oculta, como quien sabe comete delito, sin informar porque sabe se le echa encima la población tabaibera, y a la chita callando se trae a franco tiradores de españa para extirpar y acabar con la mejor cabra jamás habida, dada la libertad con la que viven y gracias al polvo que come entre otra flora protegida (pinos, cedros que plantan, y otras basuras), que dicho sea de verdad, nada de eso comen el ganado guanil, los mejores ejemplares de cabras y cabrones con sus baif@s, que se bebe toda la leche materna, y se crían y son cuales auténticos becerros.

Tenemos un cabildo matacabras y cabrones con sus crías, actuando con alevosía y nocturnidad. Afortunadamente todavía quedan algunos ejemplares de esos animales, que si los ecologistas, los bestialistas, los amigos de los animales, los defensores de la vida, etc., lo impiden, las podemos salvar y con el tiempo se recuperarán, aunque asesinos españoles de cabras, las están matando en -precisamente- en tiempo de cría, justo cuando están pariendo.

Nadie sensato puede justificar, ni defender acto terrorista faunístico tal, que se acabe con la mejor cabaña cáprica o cabruna que tenemos en la isla y haya en el mundo.

Maldito mes de noviembre cuando la matanza de los mejores ejemplares de cabras en el Oeste y Noroeste de la isla cuales indios apaches con flechas envenenadas en masacre sin parangón, donde es MENTIRA estas cabras y cabrones con sus crías, se coman las basuras que planta el cabildo en zonas donde lo único que se dá es el musgo y hierbas y yerbajos que comen el ganado guanil, y que antes mueren de hambre que comen pinos, cedros, cipreses, balos, tabaibas, beroles, etc., ¡nada de eso comen dichas cabras, y lo sé después de haber acampado durante 36 años, cada mes de agosto cuando las he visto y repito, jamás ví -ni las hay- ejemplares de cabras y cabrones más hermosos, grandes, fuertes, y sanos, oyendo validos y los machos en su acción reproductora oíamos desde Peñón Bermejo, y el cruzarnos con ellas (estas cabras con sus parejas y crías) era grave peligro, dado sus veloces saltos y gran fuerza de empuje en casos de aprieto, por su gran corpulencia, con el peligro de enriscamiento de acampados y un mismo servidor.

Si así cuida miedoambiente el medio ambiente, mal, muy mal, malísimo  -como es sabido- el comportamiento de esta guardia o policía medioambiental que acaba con lo mejor del ambiente.

Grave, gravísimo, que el cabildo y su miedo ambiente traiga españoles tiradores a matar nuestras cabras, las mismas que debieran ser defendidas por el miedo ambiente y el cabildo. Hecho este que secretamente, han realizado -sin que nadie lo supiera- en otras ocasiones, pues actúan a la zorrúa, y sin informar sobre el estropicio (por decirlo finamente). Un tal J. Manolo Brito, el aconsejador (no gente del campo) sino él, aconsejador, aconseja se maten las mejores cabras del medio ambiente, y lo justifica el tal Brito, que las cabras desaparece todo lo que ellos plantan. ¡Eso es mentira! Las cabras-cabrones y sus crías no comen cedros, ni pinos, ni cipreses. Antes se mueren de hambre. Comen lo que les da la tierra, y hasta la misma tierra, y se crían como no hay otras en el mundo.

No es ninguna medida sana, y lo saben y por eso no se informa y se hace a escondida, y sin que nadie lo sepa, pero al fin salta la liebre. Mentira los endemismos se los coman estos animales. Justo lo contrario son los que en pelo y cagarrutas forestan esas semillas y las expanden y reforestan y abonan como sucede desde hace siglos; tenemos flora gracias a las cabras, que siempre estuvieron y justo cuando no se las dejan pastar es cuando está desapareciendo la flora (y esto es científico y demostrado y comprobado, además de histórico y real o cierto). Verdad mayor no existe: las cabras son las mejores defensoras de la flora endémica.

La única razón válida -¡que no vale!- pero que es la causa de este genocidio caprino o cáprico, es obtener dinero de la desgraciada y arruinadora europa, que es la que nos ha privado de la agricultura y ahora acaba con la ganadería que nos quedaba libre y a proteger, pero te protegen lagartos y pájaros y los ordeñarán y los matarán para carne y salir de la hambruna.

Inconcebible se autorice desde Antonio Morales (esto no es moral, ni ético), que maten lo mejor de la ganadería que tenemos y que no hay mejor en el mundo. Si algo hay que reservar en esos espacios reservados es a la cabra que es la única vida posible en ese enorme macizo pétreo del noroeste, donde nada se debe plantar, sino lo que la naturaleza sabia deja surja, para alimento de ese ganado que debe ser protegido.

¿Y no multa el seprona a esos asesinos de cabras y a quienes lo autorizan y permiten? ¿Todo vale con tal de recibir una limosna de 400.000 euros ensangrentados? ¿Acaso se justifica matar cabras para alimentar cuervos que no existen? ¿Qué senderista podrá disfrutar de su paseo por la naturaleza cuando la peste y mal olor de cabras, cabrones y sus crías putrefactas invadan el espacio y zona por largo tiempo? ¿Qué criterio hace preferible la flora a la fauna (es decir mato cabras y demás para que vivan plantas que no pegan ni se dan [y que se dieron en épocas pasadas de otros climas y medios])? ¿Por qué miedo ambiente que hace presencia notoria ante cualquier bobada, se esconde para matar ellos, lo que deben defender? Los delincuentes, ¿no actúan en secreto, a la escondida y con nocturnidad? ¿No saben que lo hacen mal, y muy hacen mal y por ello se esconden y no informan de la tropelía sin nombre lo que hacen?... (continuaré).

El Padre Báez indignado, envenenado, muy enfadado.