sábado, 28 de marzo de 2009

Rejalgadera de Doramas


El Gobierno de Canarias aprueba el Plan de Recuperación de la Rejalgadera de Doramas


El documento establece las medidas de recuperación del endemismo de Gran Canaria, actualmente en peligro de extinción El objetivo es superar la situación crítica de esta especie que cuenta con una sola población natural localizada en el barranco de Azuaje
El Consejo de Gobierno ha dado hoy luz verde a la aprobación del proyecto de decreto mediante el cual se aprueba el Plan de Recuperación de la Rejalgadera de Doramas (Solanum vespertilio doramae), especie en peligro de extinción cuya localización se encuentra restringida a un pequeño sector del barranco de Azuaje en Gran Canaria. El documento permitirá la puesta en marcha de una serie de acciones dirigidas a superar la situación crítica de esta especie que cuenta actualmente con una sola población natural. El documento aprobado por el Consejo de Gobierno, que tendrá una vigencia de cinco años a partir de su publicación en el Boletín Oficial de Canarias (BOC), persigue un incremento de la población de la Rejalgadera de Doramas de 1.500 ejemplares adultos reproductores, la creación de tres nuevos núcleos poblacionales y reducir los factores de amenaza de la especie. La Rejalgadera de Doramas es una planta frondosa y poco ramificada que mide de 60 a 120 centímetros y cuyas ramas son tendidas y densamente espinosas. El principal factor de amenaza para la especie vegetal es el reducido número de ejemplares, situación a la que se añade la grave alteración de su hábitat y la proliferación de especies exóticas, que suponen una fuerte competencia para el taxón endémico de Gran Canaria e impiden una regeneración óptima de la subespecie en condiciones naturales. El marco de actuación espacial del Plan aprobado hoy por el Consejo de Gobierno abarca el área de ocupación actual de la especie en el barranco de Azuaje, así como dos nuevos núcleos que se crearán también dentro de los límites de la Reserva Natural Especial de Azuaje. En virtud de lo establecido en el Decreto 151/2001, por el que se crea el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias, la catalogación de una especie, subespecie o población en la categoría "en peligro de extinción" requiere la redacción de un Plan de Recuperación, que defina las directrices y medidas necesarias para eliminar las amenazas que pesan sobre las especies y lograr así un estado de conservación razonablemente seguro. Las medidas de alta prioridad incluidas en el documento aprobado hoy por Consejo de Gobierno van encaminadas a la superación de de la situación crítica en la que se encuentra la especie, garantizando su supervivencia a corto y medio plazo mediante el desarrollo de acciones dirigidas a conseguir la estabilidad de las subpoblaciones actuales y futuras, y que éstas sean capaces de soportar los riesgos derivados de la estocasticidad ambiental, genética y demográfica, además de las amenazas actuales derivadas de la degradación del hábitat.