martes, 27 de noviembre de 2007

Servicios Sociales no renueva a varios empleados



La Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Firgas se está viendo en una encrucijada. Las subvenciones que el Gobierno de Canarias y el Cabildo insular sirve a los distintos Consistorios se han acabado y la falta de capital la sufren directamente los trabajadores, quedándose muchos de ellos sin empleo. Y eso es lo que ha ocurrido en Firgas, en donde varios empleados de Servicios Sociales se han ido a la calle.
La concejal responsable de este área, Natividad Guerra, reconoce que es «un mal trago» el no poder «ampliar» el contrato a estas personas. El problema principal es que el Consistorio «no puede asumir por sí sólo el 100%» del coste de los contratos, ya que no tiene presupuesto «suficiente» para seguir contando con los servicios de estos empleados.
Asimismo, la carestía de personal también revierte en los servicios que se prestan a los residentes de Firgas, pues «debido a la falta de dinero» se han visto en la «necesidad» de recortar las atenciones a los más necesitados y ahora sólo se atiende a las personas que están encamadas y a las que más necesidades tienen. Inestabilidad. El recorte de personal también afecta a los mayores que atienden los auxiliares y demás trabajadores, que se ven en la tesitura de «abrir las puertas de sus casas a personas que no conocen cada seis meses», señaló Guerra, ya que sólo se pueden permitir hacer este tipo de contratos temporalmente.
La concejal de Servicios Sociales reconoce que este tipo de contratos «crean inestabilidad» entre los mayores, pues «les cuesta coger confianza con los empleados y cuando ya lo logran, de repente, desaparecen de sus vidas y tienen que volver a empezar el ciclo, con todo lo que ello conlleva».

lunes, 12 de noviembre de 2007

ESPEREMOS QUE DURE LA COSA

El Cabildo de Gran Canaria promueve el asfaltado de una pista en el interior del Parque Rural de Doramas que colinda con las reservas naturales de Azuaje y Barranco Oscuro, reductos de las escasas manifestaciones de laurisilva que perviven en la Isla.El proyecto del acondicionamiento de la GC-305 entre Las Madres y Valsendero abre un nuevo eje viario entre Firgas y Valleseco por uno de los parajes con mayor protección ambiental y que ahora es sólo usado por vecinos ante la dificultad e incomodidad de circular por un camino de tierra con baches.La nueva calzada entre Valsendero, que coincide con la finalización del tramo asfaltado, hasta el coladero perteneciente a la Heredad de Arucas y Firgas se desarrollará a lo largo de 1.600 metros conectando con Las Madres, donde continúa el asfaltado actual.La intervención, según reconoce la propia Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, se localiza dentro del Parque Rural de Doramas, dejando a su margen derecho al Lugar de Interés Comunitario Barranco de la Virgen en todo su recorrido y a otro espacio reconocido por la Unión Europea, el Barranco de Azuaje, durante los últimos 550 metros de recorrido.Este nuevo viario en el eje norte de Gran Canaria se encuentra muy próximo a la Reserva Natural Integral de Barranco Oscuro, que también está reconocida por Europa y el espacio natural de mayor protección con el de Inagua, este último pasto de las llamas en el incendio de Pajonales.No obstante, para el departamento insular ambiental, "la zona de la obra no tiene consideración de área de sensibilidad ecológica", lo que determina que la evaluación básica de impacto ecológico resulte ser "poco significativa".MEJORA. La polémica actuación consiste en la mejora de la calzada mediante tratamiento suelo-cemento desde el pago de Valsendero hasta Las Madres de Firgas. Como mejora adicional se prevé un tratamiento superficial al muro debido al gran impacto visual que se produce en la zona. Este muro cuenta con unos 1.400 metros de longitud y una altura de 2,25 metros, por lo que se tratará con piedras y una capa rugosa que favorezca su integración al entorno.